¿Adónde fue Moncada después de pactar en el Espino Negro?

Parte frontal de la histórica Casona, ubicada en el centro de la ciudad de Matagalpa. Foto de Elmer Rivas-Aitaenlared

Aitáenlared cuenta la historia de La Casona en Matagalpa

Las paredes neoclásicas que una noche de fiesta acogieron al general José María Moncada posterior a la firma del Pacto del Espino Negro, se sostienen aún sobre sus bases de piedra granadilla y bloques de adobe cimentados en 1875 y que constituyen “La Casona”, misma que guarda en cada vara métrica de su estructura más de 130 años de historia en la ciudad de Matagalpa

 

Saray B. Jarquín y Elmer J. Rivas

La Casona llamada así por su tamaño y diseño arquitectónico se encuentra en la avenida José Dolores Estrada en la ciudad de Matagalpa. Comenzó a ser construida a finales de la década de 1870 cuando existía apenas una pequeña población urbana que se estrenaba desde una década atrás con el grado de ciudad. Es una de las pocas casas conocidas por más de cuatro generaciones.

Ocupa toda una cuadra en la avenida, esquina opuesta al actual edificio de la Alcaldía, hasta dar la vuelta lateral que lleva al río Grande de Matagalpa. Sus patios traseros abarcaban tres cuartos de la manzana y todavía se aprecian los balcones que es su época convirtieron a este domicilio en uno de los más modernos, pues las casas de dos pisos no eran muy comunes.

Su arquitectura antecede al estilo Art deco que tuvo su auge en los años de 1920 a 1939, estilo que fue aplicado en un momento a la vivienda. Esta expresión se caracterizó por sus paredes un poco curvas en las esquinas, adornos suaves en relieve, jardines, pero especialmente colores pasteles, según Eddy Kulh Aráuz, historiador e ingeniero civil matagalpino.

 

Los dueños de una “casa maldita”

 

 

El primer propietario fue el señor Pedro Vega, quien al morir se la heredó a su esposa Tanita Cerna de Vega. Cada propietario ha dejado en esta casa historias particulares, algunas de interés familiar y otras que han sido conocidas por toda la ciudad.

 

Cerna de Vega vendió la casa al matagalpino Fernando López, amante de los juegos de cartas y peleas de gallos. Según su nieto, Gilberto Granados López, su abuelo fue un hombre muy conflictivo con sectores políticos y con la iglesia católica, por tanto fue excomulgado de esta última. En uno de sus juegos de póker perdió una apuesta considerable y para poder pagar la deuda al acreedor se vio obligado a subastar la casa.

 

A la subasta se presentaron varios oferentes, pero quienes ofrecieron una mayor suma en dinero fueron, en primer lugar, Félix Pedro Aráuz y en segundo, Zacarías Guevara, según Socorro Guevara nieta de este último, que además relata que cuando iban a adjudicar la casa a Arauz, se presentó su esposa Sinforosa, y le dijo que no la comprara porque la casa estaba maldita y si la compraba, ella jamás la habitaría. Debido a esto adjudicaron la vivienda a Zacarías Guevara. La gente de ideas conservadoras temía comprar una propiedad de alguien que había sido excomulgad de la Iglesia católica.

 

Testigo de una guerra

 

Durante la guerra constitucionalista de 1926 La Casona le fue confiscada a la familia Guevara por parte del gobierno conservador. Epifanía de Guevara, esposa de Zacarías, fue sacada de la casa llevando en sus brazos a sus gemelos Ernesto y Ernestina y sus otros cinco hijos detrás, y se alojaron en casa de su amigo Eudoro Mantilla, mientras Zacarías Guevara se encontraba preso en su misma hacienda, relata el poeta Erick Blandón Guevara, nieto de Zacarías y Epifanía quien nació y creció en esta casa. Hoy la casa de retiro del poeta Blandón Guevara se llama Epifanía.

 

Posterior a esto, La Casona fue sellada y resguardada por soldados del gobierno y habitada por marinos norteamericanos durante la intervención militar haciendo de esta propiedad un hospital de sangre.

 

Reportaje de la CASONA

Baile de gala para Moncada

 

Después del Pacto del espino negro la familia Guevara recuperó la casa. De nuevo en su poder La Casona sirvió para ofrecerle un baile de gala al general José María Moncada, con quien la familia tuvo un vínculo cercano por intereses meramente políticos. A tal gala asistieron representantes de los distintos sectores sociales de la ciudad.

 

El Pacto del espino negro es conocido en la historia de Nicaragua como el lugar, ubicado en Tipitapa, donde el general liberal José María Moncada firmó la “paz” de Nicaragua y acto seguido el general Sandino se alzó en armas con 30 hombres y, desde las montañas de Jinotega luchó contra la intervención del gobierno de los Estados Unidos a cuyos soldados les asestó varias derrotas la modalidad de guerra de guerrillas.

 

La Casona, con más de 130 años de existencia, ha sido testigo del crecimiento urbano matagalpino, de las personas ilustres que allí han nacido y visitado. Actualmente la nieta de Zacarías Guevara, Olivia Elena Guevara ocupa parte de la casona con “Rosticería La Casona”, y en la parte sur viven dos hijas de Zacarías, Carmen y Socorro Guevara Ruiz, y en la parte occidental vive la nieta mayor, Mireyda Palacios Guevara.

 

A pesar del valor histórico y cultural que esta propiedad posee, es mucho el desconocimiento de parte de la población sobre ello. La Casona es habitada por la misma familia y ocupada además como un restaurante sin darle mayor relevancia a la particularidad que posee. En la Alcaldía no existe ni siquiera un registro formal de todas las casas que tienen muchos años de existencia en la ciudad.

 

 

La Casona de cuerpo entero

 

Eddy Kulh Aráuz, historiador matagalpino, en entrevista, hizo lista de algunos materiales utilizados en las casas antiguas de la ciudad y descripciones de cada uno de ellos.

 

Las tejas: Son utilizadas en el sistema del techo de la casa, están hechas de barro y luego se someten al horno. Son muy eficaces para el techo porque no permiten ninguna penetración del agua, aunque sea una tormenta muy fuerte.

 

Madera de Guayacán: Árbol de América tropical, de la familia de las Cigofiláceas, que crece hasta doce metros de altura, con tronco grande, torcido, de corteza dura, gruesa y pardusca. Esta madera se utilizó como las vigas que sostienen las paredes y toda la estructura del sótano

 

Varilla de Castilla: Esta varilla se obtiene de la caña de castilla, se puede encontrar en la comunidad de Samulalí en la ciudad de Matagalpa. Es una varilla muy resistente, pero según Martha Leckeir dueña de una de las casas más antiguas de Matagalpa, “es muy peligroso porque se llena de animales (insectos) y esto podría debilitar la varilla”, sin embargo no se ha notado ningún problema durante casi un siglo.

 

El bloque de piedra era usado sin necesidad de varillas de castilla y barro; las casas construidas de bloques de piedra tienen una vara de ancho en sus paredes, al igual que son mucho más fuertes, seguras y resistentes a los años y desastres

 

Estiércol de vaca o caballo: Este estiércol es usado para combinarse con la tierra, agua y paste de montaña para obtener una buena mezcla, la cual es fuerte y resistente al estar seca. El caballo al procesar el zacate en su estómago lo convierte en una masa fácil de moldear cuando tiene suficiente agua en su interior, pero cuando ya está seca es algo sólida.

 

Barro: La tierra se combinaba con agua para convertirla en barro. Era compactada en las paredes, también se le agregaban el paste de montaña.

El barro era utilizado de la manera en que en la actualidad se utiliza el cemento, para solidificar las estructuras.

 

 

 

La Casona ocupa desde la estructura de dos pisos hasta a dar a la esquina que es opuesta a la alcaldía municipal.

5 Comments on "¿Adónde fue Moncada después de pactar en el Espino Negro?"

  1. Valuable info. Fortunate me I found your website by accident, and I am surprised why this accident didn’t happened in advance! I bookmarked it.

  2. Hello my family member! I wish to say that this post is awesome, great written and include approximately all significant infos. I¡¦d like to peer extra posts like this .

  3. Hi there, You have done a great job. I’ll certainly digg it and personally recommend to my friends. I’m sure they’ll be benefited from this web site.

  4. It is in point of fact a nice and useful piece of information. I¡¦m glad that you shared this useful information with us. Please keep us informed like this. Thanks for sharing.

  5. Keep functioning ,great job!

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*