Rubén Mejía parodia a Edgard Allan Poe: el cuervo y el búho

El Búho

Parodiando a Edgard Allan Poe

Rubén Mejía

Búho del pase xolotlán, Managua

Búho del Paseo Xolotlán, Managua

 

Hace tiempo, en una luctuosa media noche, mientras me encontraba taciturno y harto de escudriñar las páginas de una vieja y olvidada obra literaria, al filo de un profundo sueño, escuché un extraño ruido, como si alguien sobase sutilmente la puerta de mi habitación.

Indudablemente tiene que ser algún merodeador, reflexioné. ¡Ah, recuerdo con lucidez que esa noche, tiritaba por el frío, pues era el gélido mes de diciembre y cada destello de luz que provenía de la leña al quemarse, me hacían recordar sus días de vigorosa savia! Deseé que amaneciera lo más pronto posible, me preparé un enérgico café, para poder ojear en mis libros un hálito de mi aflicción, aflicción por la pérdida de mí Angie, por la bella y centelleante mujer, quienes las criaturas mitológicas adoran, y el cual nunca más volverá a mi lado.

El vaivén de las ventanas y el roce de las cortinas color vino me provocaban pánico, pues me encontraba solitario, vacío, palpaba la soledad, sentía miedo, nunca había percibido algo de tal semejanza en mis escasos años de vida. Decidí dar un momento de paz a la materia que formaba cada átomo de mi cuerpo y me puse en pie exclamando en voz muy alta: “seguramente este merodeador tiene mucho frío y anhela entrar a buscar calor humano, entrar a mi habitación y nada más, eso debe de ser”.

En ese preciso instante mi espíritu se sentía fuerte. Sin titubear, pues más tarde dije: “Merodeador, clamo su amnistía, pues estaba en lo más profundo de un aletargado sueño, y ha tocado usted a la puerta de mi habitación, que no estaba seguro de si era un sueño o simplemente su presencia”. Por lo tanto, abrí la puerta gregoriana de un solo golpe, y ¿Qué es lo que pude avistar? ¡La tenebrosidad de la noche y nada más!

Fisgué con atención a los alrededores inmersos en tinieblas, durante largo tiempo, estuve lleno de asombro, pánico e incertidumbre, idealizando lo que ningún humano se ha atrevido a soñar. Pero el sosiego no fue truncado y el flujo no hizo ningún trazo, lo único que logré escuchar fue un nombre, un nombre musitado: “!Angie!”. Era yo el que lo murmuraba y a su vez el eco repitió este nombre como en un lugar donde no sucede nada, “!Angie!”. Eso y nada más.

Regresé somnoliento a mi habitación, y sintiendo mis entrañas incinerarse, no demoré en oír de nuevo un impacto, un poco mas granítico que el primero. “indudablemente –me dije-, hay algo en la celosía de la ventana; miremos que puede ser ese ruido molesto, es el viento, y nada más”.

Entonces empujé la persiana de un sopetón y, con un exagerado revoloteo de alas, entró elegantemente un búho meritorio de admiración debido a su sigilo de vuelo. El ave no realizó el menor acto de sumisión, ¡no se paró! ¡No me tomo en cuenta! Pero con la estirpe de un conde, se asentó en una esquina opuesta a mi cama, justo sobre una virgen de concepción, colocó sus fuertes patas sobre la corona de la virgen, como que si hubiese sido diseñada a la perfección para ajustar sus extremidades inferiores, se posó y nada más.

Entonces esta ave sacada de las leyendas medievales oscurantistas, por sus plumas alzadas que parecen orejas y coloración naranja en el iris, incitó a mi gris imaginación a mofarse, “aunque tu anatomía –añadí- no parezca la de un Dios, ni tengas una corona de espinas ni mucho menos seas parte de las tres divinas personas, ciertamente no eres medroso, sombrío y admirable búho. Emigrante salido de El Bosque Aokigahara. Dime: ¿Cómo te llamas? El búho exclamo: ¡Nunca más!”.

Quedé conmocionado que ave de pocas palabras y sin pizca de amabilidad comprendiera tan fácilmente mi jerga, aunque su respuesta no fuese algo que debiera asombro ni me fuese de gran amparo. Porque debemos de estar claros que nunca se ha sabido de un hombre ver a un ave de tal porte entrar a su habitación, un ave o animal sobre una estatua de una emblemática virgen, y llamándose: ¡Nunca más!

Pero el búho, retraído sobre la venerada imagen, no pronunciaba más que esas palabras, como si en esas dos palabras estuviese todo su espíritu. No articulaba nada mas, ni una sola pluma, hasta que comencé a balbucear desfallecidamente: “otros camaradas ya se han ido lejos de mi lado, al salir la aurora también el me abandonará como mi más vetusta ilusión”. El ave de rapas dijo entonces: ¡Nunca más!

Conmoviéndome al exteriorizar esta respuesta tan anhelada, exclamé: “seguramente lo que ha dicho este mentecato búho ha sido toda su sapiencia, que cultivó en casa de algún mísero, a quien la mala racha ha perseguido hasta más no poder, sin darle una sola esperanza de vida, hasta que el elixir de vida se haya esfumado en una sola y nostálgica cantaleta; ¡Nunca, nunca, nunca más!

Pero el búho, indujo a mi alma a sonreír de nuevo, pues de una manera u otra no estaba solo, tomé un asiento de cuero volteado con patas de león frente al ave, la estatua, y al lado la ventana de celosía; entonces acomodándome en el áspero cuero, quise escudriñar lo que el mítico búho, gordo, misterioso, enigmático y pesimista ave quería hacerme comprender al repetir sus ¡Nunca más!

Fue entonces, que recordando viejas experiencias, meditando filosóficamente y atando cabos, pero sin mediar una sola palabra al ave rapaz, cuyos ojos color fuego, atalayaban cada movimiento, intentaba saber que pasaba por lo más recóndito del ser, mientras mi cabeza se posaba en el cuero desgastado ya por los años, por las muchas veces que reposó su cabeza, la de ella, la cabeza que ya no desgastará, ¡Ay, nunca más!

Entonces sentí que el ambiente se ponía cada vez más denso, lleno de un inexplicable olor a azahar, vertido por una legión de ángeles, cuyas alas rozaban el techo de mi antigua morada. ¡Infausto! – Clamé -, nuestro Dios ha remitido a su legión, para que olvide el arduo dolor de mi amada Angie, ¡Sorbe! ¡Vamos! Toma esa agua fermentada, bebida de la amnesia, para no recordar quién soy, ni recordar a mi Angie. ¡Toma y olvida de una vez por todas a esa mujer! Y el búho dijo: ¡Nunca más!

¡Iluminado! –Dije -, ¡engendro de infortunio! ¡Ave o aliado, pero al fin iluminado! Que fuiste enviado por el maligno, o que la ventisca te haya hecho caer y nada más, perdiéndote, pero aun osado, sobre este mar de tristeza, en esta habitación que ha sido asistida por la desdicha, el pavor, pero dime, te lo imploro búho sensato ¿Existe algún Bálsamo para este desmesurado calvario? ¿Existe el bálsamo de Galaad? ¡Habla y no calles, te lo imploro! Y el búho dijo: ¡Nunca más!

¡Iluminado! – Dije -, ¡engendro de infortunio! ¡Ave o aliado, pero al fin iluminado! Por lo más preciado que existe en esta tierra, nuestra ¡Fé! Por ese ser supremo que ambos estamos destinados a adorar, di a este espíritu lleno de dolor si en los montes del nirvana podrá abrazar a una bella joven, a quienes las legiones del señor llaman Angie. Estrechar en mi pecho a una escultural y resplandeciente joven a quien los ángeles llaman Angie”. El búho dijo: ¡Nunca más!”.

“! Que esta expresión sea la manifestación de nuestra separación ave o aliado! – vociferé levantándome -. Vuelve a tus leyendas oscurantistas, a tu Bosque Aokigahara, no quiero ver por acá una sola pluma tuya, no quiero ningún recuerdo tuyo, ningún rastro de tu falso y mitómano ser, aléjate de mi melancolía. Abandona de una vez por toda esa virgen y no ensucies más su bella corona, con tus mugrosas patas. Retira tu curvo pico de mi Corazón, de mi médula, de mis entrañas y abalanza tu espíritu lejos de mi hogar”. El búho dijo: “! Nunca más!”.

Y el búho, sin alterarse, seguía asentado sobre la corona de la celestial virgen, justo en la esquina de mi habitación, y sus grandes y anaranjados ojos se parecían a los de leviatán que sueña, y el haz de luz que proviene de una vieja lámpara de luz tenue, cae sobre él, proyecta su sombra en el piso envejecido; y mi espíritu, fuera de la órbita de esta sombra que reposa levitando sobre el piso, que no podrá volver a ascender. ¡Nunca más!

 

Rubén Mejía.

Pastiche de El cuervo de Edgar Allan Poe.

 

Cuervo

 

 

El Cuervo

 

Por Edgar Allan Poe

 

Cierta noche aciaga, cuando, con la mente cansada,

meditaba sobre varios libracos de sabiduría ancestral

y asentía, adormecido, de pronto se oyó un rasguido,

como si alguien muy suavemente llamara a mi portal.

“Es un visitante -me dije-, que está llamando al portal;

sólo eso y nada más.”

¡Ah, recuerdo tan clarament

e aquel desolado diciembre!

Cada chispa resplandeciente dejaba un rastro espectral.

Yo esperaba ansioso el alba, pues no había hallado calma

en mis libros, ni consuelo a la perdida abismal

de aquella a quien los ángel

es Leonor podrán llamar

y aquí nadie nombrará.

Cada crujido de las corti

nas purpúreas y cetrinas

me embargaba de dañinas dudas

y mi sobresalto era tal

que, para calmar mi angusti

a repetí con voz mustia:

“No es sino un visitant

e que ha llegado a mi portal;

un tardío visitante esperando en mi portal.

Sólo eso y nada más”.

Mas de pronto me animé y sin vacilación hablé:

“Caballero -dije-, o señora,

me tendréis que disculpar

pues estaba adormecido cuando oí vuestro rasguido

y tan suave había sido vuestro golpe en mi portal

que dudé de haberlo oído…”, y abrí de golpe el portal:

sólo sombras, nada más.

La noche miré de lleno, de temor y dudas pleno,

y soñé sueños que nadie osó soñar jamás;

pero en este silencio atroz, superior a toda voz,

sólo se oyó la palabra “Leonor”, que yo me atreví a susurrar…

sí, susurré la palabra “Leonor” y un eco volvióla a nombrar.

Sólo eso y nada más.

Aunque mi alma ardía por dent

ro regresé a mis aposentos

pero pronto aquel rasguido se escuchó más pertinaz.

“Esta vez quien sea que llama ha llamado a mi ventana;

veré pues de qué se trata, que misterio habrá detrás.

Si mi corazón se aplaca lo podré desentrañar.

¡Es el viento y nada más!”.

Mas cuando abrí la persiana se coló por la ventana,

agitando el plumaje, un cuervo muy solemne y ancestral.

Sin cumplido o miramiento,

sin detenerse un momento,

con aire envarado y grave fue a posarse en mi portal,

en un pálido busto de Palas que hay encima del umbral;

fue, posose y nada más.

Esta negra y torva ave tocó, con su aire grave,

en sonriente extrañeza mi gris solemnidad.

“Ese penacho rapado -le dije-, no te impide ser

osado, viejo cuervo desterrado de la negrura abisal;

¿cuál es tu tétrico nombre

en el abismo infernal?”

Dijo el cuervo: “Nunca más”.

Que una ave zarrapastrosa tuviera esa voz virtuosa

sorprendióme aunque el sentido fuera tan poco cabal,

pues acordaréis conmigo que pocos habrán tenido

ocasión de ver posado ta

l pájaro en su portal.

Ni ave ni bestia alguna en la estatua del portal

que se llamara “Nunca más”.

Mas el cuervo, altivo, adusto, no pronunció desde el busto,

como si en ello le fuera el alma, ni una sílaba más.

No movió una sola pluma ni dijo palabra alguna

hasta que al fin musité: “Vi a otros amigos volar;

por la mañana él también,

cual mis anhelos, volará”.

Dijo entonces: “Nunca más”.

Esta certera respuesta dejó mi alma traspuesta;

“Sin duda – dije-, repite

lo que ha podido acopiar

del repertorio olvidado de algún amo desgraciado

que en su caída redujo sus canciones a un refrán:

“Nunca, nunca más”.

Como el cuervo aún convertía en sonrisa mi porfía

planté una silla mullida frent

e al ave y el portal;

y hundido en el terciopelo me afané con recelo

en descubrir que quería la funesta ave ancestral

al repetir: “Nunca más”.

Esto, sentado, pensaba,

aunque sin decir palabra

al ave que ahora quemaba mi pecho con su mirar;

eso y más cosas pensaba, con la cabeza apoyada

sobre el cojín purpúreo que el candil hacía brillar.

¡Sobre aquel cojín purpúreo que ella gustaba de usar,

y ya no usará nunca más!

Luego el aire se hizo denso, como si ardiera un incienso

mecido por serafines de leve andar musical.

“¡Miserable! -me dije-.

¡Tu Dios estos ángeles dirige

hacia ti con el filtro que a Leonor te hará olvidar!

¡Bebe, bebe el dulce filtro, y a Leonor olvidarás!”.

Dijo el cuervo: “Nunca más”.

“¡Profeta! -grité-, ser malvado,

profeta eres, diablo alado!

¿Del Tentador enviado o acaso una tempestad

trajo tu torvo plumaje has

ta este yermo paraje,

a esta morada espectral? ¡Mas te imploro, dime ya,

dime, te imploro, si exis

te algún bálsamo en Galaad!”

Dijo el cuervo: “Nunca más”.

“¡Profeta! -grité-, ser malvado,

profeta eres, diablo alado!

Por el Dios que veneramos, por

el manto celestial,

dile a este desventurado si en el Edén lejano

a Leonor, ahora entre ángeles,

un día podré abrazar”.

Dijo el cuervo: “¡Nunca más!”.

“¡Diablo alado, no hables más!”, dije, dando un paso atrás;

¡Que la tromba te devuelva a la negrura abisal!

¡Ni rastro de tu plumaje en recuerdo de tu ultraje

quiero en mi portal! ¡Deja en paz mi soledad!

¡Quita el pico de mi pecho y tu sombra del portal!”

Dijo el cuervo: “Nunca más”.

Y el impávido cuervo os

ado aun sigue, sigue posado,

en el pálido busto de Palas que hay encima del portal;

y su mirada aguileña es la de un demonio que sueña,

cuya sombra el candil en el

suelo proyecta fantasmal;

y mi alma, de esa sombra que allí flota fantasmal,

no se alzará…¡nunca más!.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

17 Comments on "Rubén Mejía parodia a Edgard Allan Poe: el cuervo y el búho"

  1. It can be nearly extremely difficult to find well-updated readers on this area, however, you come across as like you fully grasp what exactly you’re posting on! Excellent

  2. It’s the best time to make some plans for the future and it’s time to be happy. I’ve read this post and if I could I wish to suggest you few interesting things or tips. Perhaps you could write next articles referring to this article. I want to read more things about it!

  3. I am extremely impressed with your writing skills as well as with the layout on your blog. Is this a paid theme or did you modify it yourself? Either way keep up the nice quality writing, it is rare to see a nice blog like this one today..

  4. Just desire to say your article is as amazing. The clearness in your post is simply excellent and i could assume you’re an expert on this subject. Fine with your permission allow me to grab your RSS feed to keep up to date with forthcoming post. Thanks a million and please keep up the enjoyable work.

  5. I am constantly looking online for ideas that can facilitate me. Thx!

  6. you’re in reality a just right webmaster. The web site loading pace is incredible. It seems that you are doing any distinctive trick. In addition, The contents are masterwork. you have performed a fantastic job in this matter!

  7. you are actually a excellent webmaster. The website loading speed is incredible. It kind of feels that you’re doing any distinctive trick. Moreover, The contents are masterpiece. you have done a magnificent job on this subject!

  8. I just could not leave your site prior to suggesting that I really loved the usual info an individual provide for your visitors? Is going to be again incessantly to check out new posts

  9. Someone essentially help to make significantly posts I would state. This is the very first time I frequented your web page and thus far? I surprised with the analysis you made to create this particular post extraordinary. Wonderful job!

  10. Good website! I really love how it is simple on my eyes and the data are well written. I am wondering how I could be notified whenever a new post has been made. I’ve subscribed to your RSS feed which must do the trick! Have a nice day!

  11. I together with my buddies were actually checking the best helpful hints on your site while instantly developed a horrible suspicion I had not thanked the web site owner for those techniques. All the boys were definitely passionate to read through them and now have extremely been using those things. Many thanks for genuinely well kind and for settling on variety of useful subject areas millions of individuals are really needing to be aware of. My sincere apologies for not saying thanks to sooner.

  12. Nice read, I just passed this onto a friend who was doing some research on that. And he actually bought me lunch as I found it for him smile So let me rephrase that: Thanks for lunch!

  13. It’s perfect time to make some plans for the future and it is time to be happy. I’ve read this post and if I could I desire to suggest you some interesting things or tips. Perhaps you can write next articles referring to this article. I want to read even more things about it!

  14. Thanks a bunch for sharing this with all of us you actually know what you are speaking about! Bookmarked. Please additionally visit my site =). We may have a hyperlink trade agreement among us!

  15. I am constantly browsing online for posts that can help me. Thank you!

  16. I loved as much as you will receive carried out right here. The sketch is tasteful, your authored subject matter stylish. nonetheless, you command get bought an shakiness over that you wish be delivering the following. unwell unquestionably come more formerly again as exactly the same nearly very often inside case you shield this increase.

  17. I am not sure the place you’re getting your info, but great topic. I needs to spend a while learning more or understanding more. Thank you for great information I used to be in search of this information for my mission.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*