La escultura, la más desestimada en el país

 

El costo de esculturas va en dependencia del tamaño, pueden ir desde los 400 hasta 1,000 dólares

Esculturas artísticas, 0.Una de las esculturas que Pablo Vivas Rodríguez creó. Daleska Baltodano/Aitaenlared.

La cenicienta de las artes plásticas en Nicaragua

La escultura es una de las artes plásticas más subvalorada en Nicaragua, asegura la directora de Galería Códice, Juana Bermúdez, a esto se le agregan los resultados de una encuesta realizada a 100 personas, que reflejó que el 84% no ha comprado esculturas ni una sola vez en su vida e incluso, solo el 60% respondió que nunca asiste a exposiciones de este arte

Daleska Baltodano F.

Mujeres semidesnudas y, completamente sin ropa o bañándose, un grupo de personas en una fritanguería, un hombre y un niño a caballo, a un lado una especie de espectro muy escuálido donde sus pulmones forman parte de dos enormes huecos, también un indio (muy parecido al cacique Diriangén que reflejan algunos libros de historia de Nicaragua) y un joven con un hacha en la mano. Éstas son una pequeñez de las esculturas que se produjeron hace más de 10 años y que cohíben congeladas en concreto o en yeso, en la entrada de una sola instancia: Galería Vivas, un lugar que sobrevive en el tiempo a pesar de las crisis por falta de demanda en escultura artísticas, por lo cual, la alternativa de subsistir se deriva de hacer réplicas de imágenes religiosas.

 

Juana, 0.

Juana Bermúdez, directora de Galería Códice, expresa que “antes se vendía muchas esculturas, cuando habían en Nicaragua más embajadas y organizaciones extrajeras”.Daleska Baltodano/Aitaenlared.

 

 

Juana Bermúdez, directora de Galería Códice, argumenta que la escultura está “subvalorada, porque hay una gran tradición de compras de pinturas al óleo e inclusive de las artes gráficas, por lo que en muy raros casos se interesan por esculturas. Realmente, en la actualidad, no se están produciendo muchas. Quien produce más es Ernesto Cardenal”, afirma.

 

“El artista tiene que trabajar de día y ser artista de noche, porque no podes vivir del arte, y eso no solo es aquí en Nicaragua; he vivido en Nueva York como artista y he trabajado como chofer, de carpintero, he tratado de entrar en esa cajita donde hay quienes venden más sus obras y quienes la venden poco”.

Alfredo Caballero.

 

Douglas Vivas Lacayo, es quien está a cargo del negocio familiar desde hace 14 años, le correspondió asumir la responsabilidad después de que su padre, el escultor Pablo Vivas Rodríguez falleciera. El siguió los pasos de su papá, asistió a la Escuela Nacional de Artes Plásticas, pero al contrario de su padre ­—quien perteneció a la primera graduación de escultores— solo estudió tres años en la institución, y no se profesionalizó en un solo arte, narra Vivas Lacayo. “Mi papá me dijo, que ya había aprendido lo necesario, que ahora la otra parte, la aprendería de él”, declara.

Más vacas flacas que gordas para la escultura

Aún con esos 60 años de vida de Galería Vivas, que no siempre se llamó así, y que no todo el tiempo estuvo ubicado en San Benito, Tipitapa, sino que se llamaba solo “Taller Pablo Vivas”, ha pasado momentos difíciles, por la falta de demanda que hay por las esculturas abstractas o artísticas.

Según Vivas Lacayo, él empezó a ayudarle a su papá desde que era un adolescente, también aclara que muchas de las figuras en concreto que hacía Pablo Vivas Rodríguez, se caracterizaban por “reflejar la realidad de la vida de Nicaragua, sobre todo de la parte rural”. Sin embargo, no siempre se vendía lo que se producía. “El hacer réplicas de imágenes religiosas, nace como la alternativa para subsistir, ya que la Iglesia Católica es quien hasta hoy demanda más este tipo de obras”, explica Maribel Rostrán Urbina, esposa de Douglas Vivas Lacayo, quien trabaja conjuntamente con él en la organización.

 

En Suiza, los escultores hacen las cunetas

El escultor y docente de la Escuela de Artes Plásticas “Rodrigo Peñalba”, Aparicio Arthola, declara que esta profesión “no es rentable, porque en nuestro país no tenemos la cultura que tenían los griegos en aquella época, que para todo hacían formas emblemáticas, incluso en Suiza los escultores son responsables de hacer las cunetas. Aquí en Nicaragua, solo sobreviven quienes tienen vocación, siguen haciendo sus propias esculturas y son apoyados no solo por personas nacionales, sino por personas que apoyan el arte, porque con esas migajas que a veces llegan al año, cuando una persona te dice ‘te compro esa piececita que hiciste, cuánto la vendes’, entonces es, hasta ese momentoque el escultor come en Nicaragua”.

“Hay una cantidad de gente en Nicaragua que vive del arte. Pero, no todos los que egresan de la Escuela de Arte y se dedican a la pintura (por ejemplo), digamos de un cien por ciento, con mucha dificultad, un tres por ciento logran vivir, completamente del arte. Es muy difícil, muy complicado”, expresa Federico Matus Vega, artista plástico y arquitecto.

 

“El artista invierte en su obra con la esperanza de la compra y recuperar lo invertido, pero no está pasando, por eso debe fundamentarse una remuneración por el arte. Que hallan más coleccionistas, galerías, instituciones que puedan ayudar al artista”.

Milena García.

Causas de la decadencia en el interés por la escultura

Para 1995, el fundador de Galería Vivas, Pablo Vivas Rodríguez, inauguró un museo de esculturas en el mismo lugar, sin embargo, al poco tiempo fracasó, porque la gente no volvió a asistir después del día de la inauguración. Vivas Lacayo asegura que la razón por la que la gente no aprecia la escultura es porque hay una gran falta de interés por el arte.

La falta de predilección por las esculturas, no es el único elemento que hace que no se remunere al artista, sino también que, las piezas no son baratas. La gente que se apropia necesita de un buen espacio para poseerlas, porque aproximan el tamaño de una persona en la mayoría de veces.

Para Darwin Andino Soto, quien trabaja en gestión cultural en el proyecto Colectivo 23, la falta de coleccionistas es una de las causas que acelera cada día las dificultades para el desarrollo del artista”, el meollo de esto se encuentra en que “hay un estancamiento en la educación de cultura general, y por eso no surge un coleccionismo por falta de información, porque tienes que estar explicando, qué es arte para que entiendan”, expresa Andino Soto.

También, un “bajo nivel cultural, poco conocimiento del arte” son otras de las causas que implican la poca demanda por esculturas en Nicaragua, argumenta Bermúdez.

“La falta de desarrollo intelectual no solo de nuestro país, sino en general, no permite que invirtamos y que conozcamos mejor sobre arte”, expresa el artista plásticoNoel Saavedra.

Alejandro, 0.

Alejandro Flores, hay sectores de la población que respetan monumentos escultóricos han heredado ese respeto. Daleska Baltodano/Aitaenlared.

 

 

Alejandro Flores, artista plástico, analiza que otrode los motivosde este deterioro que no solo es en este arte, sino en la mayoría de las artes plásticas “tiene que ver con el precio, porque no lo ven como una inversión, hay otras prioridades e intereses, o la situación económica del país”.

¿Compras esculturas? ¡Yo no!

Una encuesta realizada por estudiantes de la Universidad Centroamericana, UCA a 100 personas entre las edades de 18 a 30 años, de las cuales 52 son mujeres y 48 eran varones, reflejó que cuando se les preguntó si practicaban algún arte el 46% contestó que sí, y entre esas habilidades que desarrollaban estaban en primer lugar: la danza, el canto y la música, ni una sola persona contestó una acción que se relacionara con las artes plásticas.

La respuesta de uno de los incisos que planteaba,que si habían comprado alguna vez esculturas, mostró que el 84% no lo había hecho debido a que no les interesaba, y existían otras prioridades, comprar “algo así” era malgastar el dinero, cuando bien se podía utilizar en una verdadera necesidad.

La posible solución para el artista plástico: la dualidad

La idea de no poder vivir del arte se fundamenta cuando, se recurre a una alternativa para financiar las necesidades esenciales. Vivas Lacayo, reitera que la inclinación por las imágenes, está relacionada con la parte que es más demandada, como dice su esposa Maribel Rostrán Urbina “se recurre a crear lo que el cliente demanda, no se puede estar invirtiendo en un material, que luego no te compraran por lo caro que resulta”.

“Ante lo difícil que es poder vivir del arte económicamente, el oficio de hacer escultura es más limitado, sin embargo, puedo decir por experiencia que, es en esas limitaciones que uno desarrolla mejor sus habilidades y encuentra opciones a sus limitantes, por ello trato de sacar el mejor provecho a los materiales con los que trabajo”, dice Noel Saavedra.

 

Darwin, 0.

Darwin Andino Soto, los coleccinistas deben tener plata, el arte no es barato.Daleska Baltodano/Aitaenlared.

 

Acción que fundamenta el escultor Aparicio Arthola, al decir que “siempre el artista debe tener otras dependencias para comer, porque no se puede vivir del arte”. Asimismo, Darwin Andino Soto, expresa que “el único método de trabajo ha sido, esa dualidad de trabajar en algo diferente y después hacer algo en tu tiempo libre, porque no hay una estabilidad en el terreno de la cultura”.

Las metamorfosis de los materiales

Vivas Lacayo, dice que el material que siempre considerará como el óptimo para tallar, es el mármol, sin embargo, reconoce que ese elemento es muy caro, “ahora se tiene que recurrir a una parte más avanzada respecto a los materiales, el mármol es demasiado costoso para estar haciendo imágenes de ese material, así que lo que se está pidiendo más es la fibra de vidrio, por sus cualidades de secado rápido y que si se tiene que levantar un santo no cuesta tanto cargarlo”.

Según Andino Soto, los materiales para crear o hacer la obra, no es un determinante para limitar a quien crea esculturas.

Vivir del arte aunque sea un reto

Aunque algunos se deleiten y una mayoría no, Douglas Vivas Lacayo seguirá con la galería.La promesa que le hizo a su padre de jamás menospreciarla, la pretende heredar a sus hijos.

 

Historia dividida en dos

Galería Vivas, sus primeros 17 años, estuvo ubicada en el barrio San Cristóbal en Managua. Después del terremoto de 1972, decidieron crear la carretera el Dorado, que pasaría por aquel lugar, decidieron migrar en 1974 a San Benito, donde llevan 43 años de estar instalados.

 

 

Gráfico #1

 

Las artes sonoras representan mayor índice de preferencia. Se interesan más por la pintura que por la escultura. Daleska Baltodano/Aitaenlared.

 

 

 

Gráfica #2

La escultura de las otras artes plásticas, como la arquitectura y la pintura, presenta el mayor nivel de desinterés. Daleska Baltodano/Aitaenlared.

 

Gráfico #3

 

Una mayoría nunca asiste a exposiciones de esculturas. Daleska Baltodano/Aitaenlared.

 

Realidad de la vida, 0.

 

 

Realidades de la vida, 0.

La inspiración estaba reflejar la realidad de ciertos sectores del país. Daleska Baltodano/Aitaenlared.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La opción de solo hacer réplicas es producto de la falta de demanda artística. Daleska Baltodano/Aitaenlared.

 

 

2 Comments on "La escultura, la más desestimada en el país"

  1. Es preocupante saber que la mayoría de personas menos precie las Artes plásticas. Actualmente hay un alto índice de personas incultas que prefieren otras cosas.

  2. tan poca cultura tenemos? que horror, no había notado que puede ser una forma de arte en extinción, sin influencias ni talento, desaparecería otra forma de expresión.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*