De Somoza a Ortega: tiempos de espinas de león y cometas por llegar

 

De Somoza a Ortega

Tiempos de espinas de león y cometas por llegar

Carlos Javier Suazo (*)

Este 7 de junio se revivió una etapa que se creía perdida en la historia cuando el Consejo Supremo Electoral (CSE), bajo orden de la Corte suprema de Justicia (CSJ), cerró paso a la oposición al negarle nombramientos en los Consejos Electorales departamentales y regionales, similar a como Somoza desaparecía partidos hace más de 40 años.

Según Edmundo Jarquín, en su blog Nicaragua hoy: “el régimen somocista… había logrado construir una oposición política domesticada que asistía a las elecciones como ritual para conservar espacios políticos”. Del mismo modo, los grupos en contra de la cuarta reelección del presidente Daniel Ortega se mantienen sin acciones contundentes en espera del 6 de noviembre.

La situación sería diferente si la reforma a la Ley 331; Ley Electoral (2012) y la desaparición de incisos del art. 147 de la Constitución Política de Nicaragua jamás hubieran sucedido, no obstante, el proceso continuo y la reelección de una misma persona se vuelve indefinida, tal y como efectuó Anastasio Somoza Debayle en el año 1971.

Las 27 espinas del león

En 1974, un grupo de intelectuales, académicos y personajes de la sociedad civil se reunieron para promulgar un manifiesto en contra del régimen somocista exigiendo elecciones libres. En la actualidad, las ansias de transparencia en las votaciones reaparecieron, esta vez bajo el título: “No permitamos que una minoría secuestre la nación.” El león descifrable se espinó esta vez con las intenciones que este grupo expresa como: “el único medio civilizado para elegir a las autoridades y definir el rumbo del país”.

La ayuda entre amigos

El escritor y político Éric Toussaint, en su libro “Banco Mundial: el golpe de estado permanente: la agenda oculta del Consenso de Washington”, registra que “Estados Unidos apoyaba a los Somoza y éstos apoyaban a Estados Unidos… Entre 1951 y 1956, Nicaragua recibió nueve préstamos del Banco Mundial y otro en 1960.” Semejante a este hecho es la especial relación diplomática que Nicaragua posee con Venezuela, de manera que muchos de los proyectos nacionales se edificaron con el apoyo de la denominada “Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América” (ALBA), al recibir, según el diario digital Confidencial, hasta 3,000 millones dólares. Lo hizo primero Somoza, pero se retrocede la cinta cuando estos apoyos fueron desviados a empresas de la familia presidencial de Ortega.

En espera del cometa

A pesar de las similitudes con el dictador Somoza, hay que atribuirle al presidente Ortega estrategias nuevas de gran influencia en el proceso electoral: desde mantener el control sobre los cuatro poderes del Estado, eliminar de la contienda a la oposición, generar la compra de votos con ayuda del asistencialismo, la generación de una omnipresencia mediática y la enemistad con la observación internacional. Estos son métodos que Ortega, en escritos del prosista Sergio Ramirez, lo ha logrado porque “los dictadores nunca duermen”. De la misma manera, debemos quedarnos despiertos para ver cómo pasa el cometa de la democracia, la noche del 6 de noviembre.

 

(*) Estudiante, Grupo 0407, Comunicación, UCA.

 

Somoza1

Archivo / Aita

Protestas del pueblo nicaragüense contra los procesos electorales de Somoza.

 

Somoza

Tomada de El Nuevo Diario / Aita

Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, principal opositor a Somoza en los años 60 y 70.

 

 

 

1 Comment on "De Somoza a Ortega: tiempos de espinas de león y cometas por llegar"

  1. Así es Carlos, tu tema claramente ejemplifica la realidad que se funda como parches en los ojos de los espectadores ciudadanos de una Nicaragua que fluye bajo cloacas de perdición sustentadas por la corrupción de un régimen de partido único que se levanta y se solidifica cada día. ¿Cuándo será el tiempo en que esas espinas finalmente, se desvanezcan como la arena fina para dar lugar a un verdadero espacio político en el que todos y todas logremos desarrollarnos sin miedo a hablar? ¡¿Cuándo esos cometas de democracia harán aterrizaje en nuestra nación?!

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*