El poeta de la Carretera Norte

Salvador Gutiérrez /Aitáenlared

Poeta Julio Cabrales

 

El último “poeta maldito”

 

Salvador Gutiérrez (*)

 

Frente al edificio Armando Guido cerca de las inmediaciones de la entrada al barrio costero “Hilario Sánchez”, sentado en lo que pareciera ser un antiguo vestigio formado por grandes estructuras de piedra, se encuentra un viejo méndigo que viste una habitual camisa blanca desabotonada y sucia al igual que sus pantalones color caqui.

El señor de ceño fruncido, con nariz aguileña y grasienta, usa una hirsuta barba y bigote con canas, y entretanto las personas se dirigen hacia su destino él tan solo ve con gran confusión al vacío.

Pide limosna desde tempranas horas de la mañana, pero frente a la mirada de la gente pasa inadvertido. Muchas personas cercanas a su domicilio lo conocen como “El loco” de la salida, pero ninguno conoce su poesía ni tampoco sus escritos.

 

“El poeta prematuro”

El nombre de este trágico personaje es Julio Cabrales Venorio, nacido el 4 de octubre de 1944. Hijo del poeta y literato Luis Alberto Cabrales, quien fundó el Movimiento Vanguardista Nicaragüense junto con Pablo Antonio Cuadra y José Coronel Urtecho.

Julio Cabrales genio intelectual de la poesía, desde sus diecisiete años ya publicaba poemas en La Prensa Literaria.

 

La vida dentro de la cabeza de Cabrales

Con tics nerviosos que en consecuencia hacen que mueva sus manos abruptamente con sumo  nerviosismo, extiende Julio Cabrales su mano izquierda para pedir a los transeúntes cualquier moneda que lo beneficie, mientras en su mano derecha sostiene un cigarrillo casino rojo y murmura unas palabras inconscientes: “Éstos son”, y lo dice varias veces, no obstante, ve a la gente pasar sin colaborarle.

Termina de fumarse su cigarrillo, y mira en su mano izquierda tan solo sus líneas de la vida, sin encontrar ningún céntimo. Se levanta con suavidad, y con paso lento se dirige a su casa otra vez, y encendiendo otro cigarrillo se encierra en su oscuro y precario aposento, para volver a salir más tarde y repetir la misma rutina de antes.

 

 

cabrales

Salvador Gutiérrez /Aitáenlared

 En 1966, Julio Cabrales se registró en la Facultad de Humanidades de la Universidad Centroamericana pero su enfermedad mental le impidió continuar estudiando.

 

Desalojo y pensión de la Asamblea Nacional

Un decreto por concesión de pensiones de gracia, inducido por el diputado Carlos Wilfredo Navarro junto con el difunto pero a la vez actual presidente de la Asamblea Nacional, Santos René Núñez Téllez, otorgaba en el año 2010 una pensión de gracia a favor del poeta Julio Cabrales, por 5000 córdobas mensuales, pero un año después aún no había recibido ninguna pensión alimenticia.

En el mismo año en el cual crearon la pensión de gracia a favor del poeta también surgieron amenazas de desalojo provenientes de miembros del Consejo del Poder Ciudadano, (CPC), del barrio San Luis, comandados por Orlando Ortega.

Según su cuidadora Eduviges Zamora, estos llegaron a la casa de Julio Cabrales a investigar si dicho domicilio tenía escrituras, sin embargo, Cabrales asegura que éstas se perdieron hace seis años con la muerte de su madre.

 

La tormentosa locura

Según anécdotas de amigos cercanos a Julio Cabrales él desde temprana edad tenía arranques esquizofrénicos  pero otra versión sobre su locura es que en un viaje que hizo a España por medio de una beca del Instituto de Cultura Hispánica la cual le consiguió su padre, Julio adquirió sífilis y no se curó a tiempo afectando así su sistema nervioso. Aunque otros afirman que su locura es genética.

Durante el año 2004, María Venorio se rindió a los pies del omnipotente. Al pasar esto, Julio junto con su hermano Clarence quedaron atónitos, pero más confundidos, pues según Eduviges Zamora, ellos mantuvieron el cadáver de su madre dentro de la casa por tres días, hasta que llegó la Cruz Roja y los bomberos a retirarlo.

En ese instante el escritor de “Omnibus” y “El espectro de la rosa”, desarrolló una especie de escudo engañándose así mismo de que su madre no estaba muerta, sino dormida. Por otro lado desde el 2009 el hermano de Julio Cabrales, Clarence, se perdió un día que salió a comprar unos cigarrillos, jamás volvió.

 

 

 

1 Comment on "El poeta de la Carretera Norte"

  1. Harry Emilio Tejada | 11 agosto, 2017 en 9:40 am | Responder

    La tragedia, sobre la tragedia de un poeta. En la vida del Poeta nicaragüense Julio Cabrales ya no caben mayores calamidades. Pero debemos unirnos con la solidaridad y amor que caracteriza al gremio, para ayudarlo. “Porque el amor no solo se debe describir, pero también demostrar”.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*