¿Los policías votaron por el PLC?

SERIE: DESDE LAS CATACUMBAS

“Del poder no nos quita nadie”

Andrés Adiac Libertad (*)

En junio de este año un líder político del FSLN me invitó a participar en las elecciones como integrante de una junta. Al principio pensé que se trataba de una broma, sin embargo, con el paso del tiempo insistió cada vez más y esto se me hizo molesto porque me había negado las veces anteriores y lo seguiría haciendo.

Para el mes de septiembre me llamaron para decirme que si podía llegar un momento a cierto lugar, me fui sin problema alguno, al llegar me encontré con un montón de gente y todas eran caras conocidas para mí (todos era militantes del FSLN) me sentí molesta porque ya me había negado muchas veces, me dispuse a irme y me dijeron “no te vayas, quedáte a ver como es el asunto a ver si te animás”.

En septiembre ya estaban los resultados

Me quedé toda la reunión y lo único que me causó al quedarme fue asco y repulsión al escuchar todo lo que decía quien presidía, expresaba cosas como “ya ganamos pero tenemos que hacer las elecciones porque vamos apegarnos a la ley” lo cual me causó risas en mis adentros porque la mayoría sabe la farsa que son las elecciones, también cosas como “del poder no nos quita nadie, aquí hay Frente Sandinista para 100 años más” al oír eso me dio escalofríos pues recordé la dictadura Somocista y me dio miedo que se repitiera la historia.

Al terminar la reunión me fui y me preguntaron que me pareció y solo dije “ya te dije que no”. En el transcurso del mes me dijeron que tenía que participar (obligado) pues si no lo hacía me dijeron que se encargarían de que no tuviera trabajo al terminar mi carrera y que mis familiares que trabajaban en oficinas públicas serían despedidos. Sabían todo de mí, mi carrera, mis familiares, y todos mis “movimientos” me sentí entre la espada y la pared y entré a participar de esta farsa obligatoriamente.

La amenaza

Me llamaron para hacer la juramentación y muchas personas juramos servir a la Patria y si no, que ella misma nos condenara. Me avisaron que sería presidenta de una junta, dijeron que había un error y que debía “hacerme pasar por fiscal de un partido opositor” Finalmente me avisaron que sería primer miembro de la junta.

La “D” de Daniel

El día “D”, como lo llamaban ellos (pensé que era DE elecciones, con el tiempo me di cuenta que la D era de Daniel) había llegado, nos mandaron a traer a las 4 de la mañana para darnos últimas instrucciones. El presidente de mi junta no llegó.

El coordinador nos llamó aparte al presidente improvisado y a mí, me dijo que me hiciera cargo de todo aunque fuese primer miembro porque él no sabía cómo era “la jugada” pero que estaba ahí por si llegaban del consejo a inspeccionar.

Los fiscales “prestados”

En el transcurso del día las juntas no estaban tan vacías y esto era porque la mitad eran policías que estaban en servicio (por lo menos en mi junta). En la junta solo había un verdadero fiscal del PLC, el resto de los fiscales llevaban el carné de otros partidos pero estas personas estaban conmigo en las reuniones pasadas militando para el Frente, la calidad con que nos atendieron a los de la junta respecto de la comida fue pésima, no nos dieron las condiciones para trabajar, no podíamos ir al baño porque no había suplentes para que tomaran nuestros cargos sin embargo en el acta de apertura me obligaron a poner personas que yo no conocía.

Al cerrar la junta nos dispusimos a hacer el conteo de votos (como teníamos que votar obligado: mi voto fue nulo), al terminar realmente me impactaron los resultados pues en mi JRV el ganador fue el PLC con una mínima diferencia con el FSLN, con 52% para el PLC; 39% el FSLN; 3% el APRE; 2% PLI y 4% el APRE.

El único fiscal no recibió acta

Analizando esto el 45% de los votantes de mi junta fueron policías; 30% de la clase alta y el 25% clase baja. Sumando la clase alta y la clase baja son el 55% de los votantes y el PLC ganó el 52%, me hace pensar que incluso policías votaron por el PLC. Al terminar a cada fiscal de cada “partido” se le dio un acta menos al verdadero fiscal que fue el del PLC, tampoco fueron en el recorrido al transportar el material electoral.

Por qué decidí hablar

Me dio mucha tristeza ver y vivir esta farsa de mi país a la que fui obligada a participar, la historia de una dictadura se repite y por “más de 100 años”, el pueblo poco a poco se da cuenta de lo que realmente está pasando con el país, unos parques con wifi o árboles de lata no es lo que necesita este país, lo que necesita es democracia, necesita de jóvenes, necesita de cada uno de nosotros como ciudadanos.

No podemos quedarnos callados ante tanta corrupción, no puedo alzar mi voz por motivos de protección a mi persona, pero quiero hacer Patria por lo menos con mi testimonio, espero y sirva para que cada vez más personas se den cuenta de la realidad preocupante de nuestro país.

(*) Tengo temor de dar mi verdadero nombre porque correrían a mi familia del Estado.

 

1 Comment on "¿Los policías votaron por el PLC?"

  1. Fernando Martínez | 10 noviembre, 2016 en 8:43 am | Responder

    Se parece al cuento de la carreta nagua… montón de estupideces no comprobables.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*