Lea cómo en Costa Rica existe una isla de los ancianos alegres

Jorge Vanegas, UCA. Profesora Estela Farsoni y su alumna Clelia Dandolo Reis, de la universidad de Campinas, Brasil.

 

 

 

Universidades apuntalan inclusión, diversidad y derechos humanos

Jorge A. Vanegas (*)

En el decimocuarto Congreso Latinoamericano y del Caribe de Extensión Universitaria los temas de inclusión y derechos humanos mostraron el nivel de prioridad que tienen las universidades respecto de esos temas.

Desde la educación a mujeres en las cárceles de Uruguay, hasta la participación en temas de violencia, depresión, salud sexual y reproductiva en adultos mayores de Nicaragua y Costa Rica, fueron varias de las temáticas discutidas esta semana en las ponencias.

Inclusión en cárceles

Las inclusiones en las cárceles son muy complejas, explica María Eugenia Bové de la Universidad Nacional de México quien lleva un proyecto de docencia en cárceles de mujeres en Uruguay, además recalcó que pese a la falta de personal en este tipo de proyectos, muchas de las mujeres privadas de libertad al ser beneficiadas con este programa, se les abre un abanico de posibilidades para enfrentarse a una etapa laboral que muchas veces no se les toma en cuenta por sus récords judiciales.

Ivania Bonilla, docente de la Universidad Autónoma de Nicaragua, UNAN-León y coordinadora del programa socioeducativo de los adultos mayores y madres de la asociación Héroes y Mártires “Maritza López” expuso que los propósitos de trabajar con adultos mayores no es de solo llevar música y unos minutos de diversión, si no que estos aprendan de sus derechos y sean capacitados en temas de aseo, salud sexual y reproductiva violencia y depresión.

Jorge Vanegas, UCA.  Máster Ivania Bonilla explica los proyectos de su universidad.

La isla de los ancianos alegres

La Universidad Nacional de Costa Rica por su parte presentó las vivencias al momento de llevar a cabo el proyecto Somos Isla Caballo, la que consiste en llevar expresiones artísticas en adultos mayores de esta isla, población que se les dificultó en algún momento de sus vidas acceder a un centro educativo. Entre videos caseros y fotografías hechas por un grupo de ancianos de la isla Caballo se cumple con uno de los objetivos del proyecto: sensibilizar y concientizar las vivencias de los adultos mayores dentro del envejecimiento activo.

“Es necesario la creación de proyectos que no se limiten por fronteras, principalmente las fronteras mentales”, expresa Marcela Araya de la Universidad Nacional de Costa Rica, quien en conjunto a todos los ponentes propusieron la creación de un grupo de diálogo y formular proyectos que los puedan llevar en conjuntos y en cada uno de los países que aceptaron dichas alianzas.

 

Jorge Vanegas, UCA
María Eugenia Bové, UNAM, México)

 

(*) Estudiante de Comunicación, UCA de Nicaragua.

 

Be the first to comment on "Lea cómo en Costa Rica existe una isla de los ancianos alegres"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*