El día que los niños sacaron a los mercaderes del parque

Jorge Vanegas / Aita.        Susana Andrada comenta que más que simple resultados, se logró una visibilización de los niños en la toma de decisiones.

 

Jorge Vanegas / AITA. Susana Andrada Docente en la Universidad Nacional de Córdoba UNC, Argentina.

Proyecto de extensión universitaria permite a niñez luchar por un espacio de juego

 

Jorge A. Vanegas (*)

 

En dos años la universidad Nacional de Córdoba (UNC) creó un proyecto para ayudar a niños y niñas del barrio Villa el Libertador en Argentina a obtener más espacio de juegos en la plaza central, debido al aumento indiscriminado de negocios informales que poco a poco fueron ocupando la plaza.

 

En la mesa de Inclusión, Diversidad y Derechos Humanos del Decimocuarto Congreso

Latinoamericano y del Caribe de Extensión Universitaria, no podían faltar los temas que aborden los problemas de la niñez y la adolescencia respecto de la violación de sus derechos y cómo el trabajo de la extensión universitaria puede involucrarse a tal grado de crear cambios no solo en la infancia con la que se trabaja también con sus familias.

 

“Se ven las necesidades de los niños como algo secundario y sin mucho valor, como si ellos, lo único que hacen es jugar y no hay beneficio”, expone Susana Andrada docente en la UNC. “Nosotros llegamos y observamos que los espacios de juegos para las niñas y niños de ese sector estaban abarrotados por feriantes (nombre típico que se les da a los comerciantes de negocios clandestinos) y no había prioridad alguna para el disfrute de esa niñez”.

 

Historias de niños

 

Un centro cultural donde se les brindó un espacio para estar con los niños del barrio fue el inicio de una labor que terminó dando frutos. Llegaron con dinámicas lúdicas a conocer a fondo las fuertes historias que estos niños y niñas cargaban: muchos de ellos tenían que trabajar con sus padres, y algunas niñas eran las encargadas de los trabajos domésticos más cuido de sus hermanitos mientras sus padres, estaban trabajando y el machismo era tangible en las personalidades de estos niños.

 

El respeto con equidad de género en los niños y niñas de este proyecto fue la prioridad en unos inicios, la relación de géneros se reflejaba en el uso de los espacios públicos al igual en el trato hacia las niñas, los varones reflejaban mayor fuerza de expresión que las mujeres.

 

Hablar con libertad

 

Conversatorios entre ellos fueron logrando que poco a poco hubiera una igualdad en la toma de la palabra y que los niños le permitieran a las niñas poderse expresar y exponer qué es lo que ellas sentían cuando no se les permitía hablar con libertad.

 

Andrada explicó que es importante que se reconozca la voz de la niñez y se les sea dada una educación equitativa y con un enfoque en ciudadanía, que se les enseñen a profundidad que tienen derechos al igual que deberes y que es obligación mundial cumplirlas.

 

También los llevó a propiciar espacios de diálogos intergeneracional donde se visibilizó y se tomó en cuenta la vos de estos niños y niñas que demandaron el respeto al espacio de juego y la no violencia que muchos de estos niños estaban sufriendo en sus hogares.

 

Jorge Vanegas / Aita. Las diversas actividades que realizamos fueron dando confianza tanto en los niños como en sus padres hacia el proyecto, menciona Susana Andrada.

 

Be the first to comment on "El día que los niños sacaron a los mercaderes del parque"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*